Noticias

Pages(62)





all-news
Inteligencia Artificial en el mundo blockchain ¿un matrimonio feliz?
10 de febrero de 2023

*De unos años hacia acá, en el sector de la tecnología de los registros distribuidos y en el sector de la ciberseguridad asociadas a estos, se ha empezado a usar la inteligencia artificial como una herramienta valiosa para mejorar la seguridad, la eficiencia y la transparencia en la gestión de información y transacciones. Una de las primeras maneras en que la inteligencia artificial se empezó a usar fue para monitorizar y analizar la actividad en las redes blockchain en tiempo real. Esto ha permitido identificar patrones y detectar posibles amenazas, permitiendo una respuesta más rápida y efectiva en caso de una posible brecha de seguridad, tanto por parte de las comunidades asociadas a dichas redes como a los operadores. Hay empresas que han apostado fuertemente por crear herramientas de gestión y monitorización de redes descentralizadas incorporando estas tecnologías.

La inteligencia artificial también puede ser utilizada para detectar posibles intentos de fraude o robos, identificando patrones y anomalías en el comportamiento de las transacciones en la blockchain. Esto permitiría una respuesta más rápida y efectiva ante cualquier intento de delito y protege los intereses de los usuarios de la plataforma. Más cuando han surgido recientemente noticias inquietantes como la de FTx. Sin embargo, un campo donde la inteligencia artificial podría ser utilizada es para validar transacciones en la blockchain. Esto garantizaría que se cumplan los requisitos necesarios para la autenticidad y la integridad de la información, lo que podría aumentar (o tal vez no) la confianza de los usuarios en esas plataformas.

Donde aparece un campo prometedor para su aplicación es para optimizar los procesos de validación y confirmación de transacciones en la blockchain, analizando mejoras al código. Esto mejora la velocidad y la eficiencia de la red, lo que aumentaría la satisfacción de los usuarios, permitiría incorporar nuevas estrategias comerciales y de uso sobre la red y permite una gestión más eficiente de la información y las transacciones en la plataforma. En un futuro no muy lejano, podríamos encontrarnos en un mundo donde un ChatGPT o similar se haya convertido en una herramienta valiosa para los desarrolladores de blockchain. Este sistema inteligente podría ayudar a automatizar procesos de programación y a reducir errores, consiguiendo aumentar la eficiencia y la velocidad del desarrollo.

ia-blockchain1

Desde un punto de vista económico, la irrupción de una herramienta como ésta podría ser vista como una oportunidad para ahorrar tiempo y recursos, lo que se traduciría en un aumento de la productividad y la rentabilidad de las empresas de desarrollo, aunque, por otro lado, también es posible que la presencia de estas utilidades provoque un cambio en los perfiles laborales y la demanda de habilidades específicas, lo que podría tener un impacto negativo en algunos trabajos. Ya no necesitaríamos programadores sino personas que sepan traducir los requisitos, las intenciones del cliente a una o varias preguntas que hacer a la herramienta de inteligencia artificial y que ésta pueda generar el código en forma casi inmediata. Y también personas que actúen como revisores de ese código con el fin de asegurar de sentido al programa generado. Los humanos serán los mentores de las máquinas, nuestros nuevos alumnos. Al menos por un tiempo.

Como yo lo veo, y seguro que muchos otros piensan igual, es cómo os lo estoy contando: la implementación de estas herramientas en el mundo de la programación blockchain representa un paso tecnológico muy importante en la automatización de tareas. Esto permitiría a los desarrolladores concentrarse en tareas más creativas y estratégicas, en volver a ser ingenieros, en fomentar la intencionalidad de lo que se construye, en pensar por qué de lo que se va a hacer y no en el cómo hacerlo, definiendo arquitecturas robustas, reforzando los patrones de seguridad, investigando, mientras que las tareas repetitivas y tediosas serían realizadas por el sistema asistido. Algo que ya se intentó a mediados de los años 80 del siglo pasado con las herramientas CASE…y no prosperó.

Porque no es una tarea fácil que se puede asumir alegremente. También hay que tener en cuenta los problemas sociales que podrían derivarse. Por un lado, es posible que se pueda provocar una polarización en el mercado laboral, donde algunos trabajos humanos serían reemplazados por tecnología. Habrá grandes cantidades de personas que puedan perder sus empleos debido a los ahorros que las empresas pretendan generar por la inclusión de las herramientas. Y, también, por otro lado, es posible que haya preocupaciones sobre la privacidad y la seguridad de la información, ya que un sistema inteligente como éste tendría acceso (bueno, o potencialmente podría tener acceso) a una cantidad significativa de datos sensibles, y conocemos ya casos de sistemas de inteligencia artificial que sufren de sesgos muy importantes por un mal entrenamiento y que se convierten en problemas en vez de soluciones. En conclusión, la inteligencia artificial puede ser una herramienta valiosa para el sector de la tecnología de los registros distribuidos y en el sector de la ciberseguridad asociadas a estos y presenta una oportunidad única para mejorar la eficiencia y la velocidad del desarrollo. Pero recordemos, queridos responsables de las empresas, que la tecnología debe ser utilizada de manera responsable y regulada para evitar cualquier posible impacto negativo en la sociedad, en la privacidad y en la seguridad de la información.